Esto es...¿Wonderland? [Fic original]

Postea tus fotos, imágenes, historias, dibujos, etc. y pregunta tus dudas

Moderadores: Alryu, Eidan

Responder
Avatar de Usuario
ThalyaLire
Mensajes: 6
Registrado: 16 Feb 2012 00:33
Anime favorito: Ouran HighSchool HostClub
Género:

Esto es...¿Wonderland? [Fic original]

Mensaje por ThalyaLire » 20 Feb 2012 02:03

Etto... bueno, esta historia la escribí a mis 7 u 8 añitos, la encontré y me dije ¿por qué no subirla? hay algunas cosas, mínimas, que he añadido, por ejemplo la versión que está viendo Alis, antes tenía que era una más antigua, ahora la quise poner más cercana xd por lo demás pocos cambios, prácticamente nulos.
Y sin más dilación el capítulo, espero que resulte de vuestro agrado.


Capítulo 1
El conejo blanco.

Una muchacha se encontraba sentada en los escalones de entrada a un piso, tenía entre sus manos un móvil en el que veía muy atenta una película. rnSu cuerpo era pequeño y un tanto menudo, su piel era clara, su cabello de un rojo rosáceo a penas llegaba en suaves ondulaciones hasta sus hombros, una orquilla recogía su flequillo al lado derecho de su rostro. Sus ojos eran pequeños y de un negro intenso.
Llevaba una falda plisada que le llegaba hasta las rodillas, una camisa sin mangas y de cuello alto, una chaqueta también sin mangas, la cual llevaba abierta y unos botines, toda su ropa era blanca.
Pasaron unos minutos y entonces un joven abrió la puerta, quedando tras la chica.
Era alto, quizá 1´75, su piel era casi tan clara como la de la chica, su pelo era corto, de punta y rubio, sus ojos verdosos eran vivarachos y grandes.
Vestía con unos vaqueros azul oscuro, unas deportivas negras y una camiseta madio abrochada blanca.rn-Buenas tardes Alis, siento haber tardado, a mi madre le dio por no dejarme salir y tuve que convencerla.-Se disculpó, acuclillándose tras la chica, que se encontraba a un par de escalones bajo él, mirando su móvil, esta solo asintió levemente, aun con la vista fija en el aparatito.-Vaya ¿de nuevo viendo esa película? Es la misma que veías esta mañana en clase...¿no crees que con tus 19 añitos ya eres muy mayor para ver esas cosas?-Preguntó, torciendo levemente el gesto.
-¿Y no crees...-Susurró la chica, pausando la película.-...que con tus 19 añitos ya eres demasiado mayorcito como para que tu madre te vigile y te lave la cabeza?-Preguntó, girando levemente el cuello para mirarle.-Además, no es la misma película, esta es la versión de 1993, la que vi ayer ella la nueva, la de Tim Burton idiota.-Suspiró de forma pesada.-No he visto algo que se diferencie con más facilidad.-Sonrió con suavidad y besó los labios del chico.-Aunque que se podía esperar de un empanado como tú.-Susurró de forma cariñosa, el chico también sonrió.
-Lo siento...es que cuando te veo ver esas películas, sobre todo las de Alicia...solo pienso "Vale, ya vuelve a ver esa peli" sea la versión que sea.-Rió y ella meneo la cabeza, como si él fuese un caso perdido, y en verdad lo era.-Y deja que le diga, señorita, que esta tarde he conseguido que mi madre me deje lavarme solito la cabeza.-Dijo, con un fingido tono de persona importante.
-Oh que gran logro caballero ¿también consiguió limpiarse el culito solo o su mamá siguió cumpliendo esa labor por usted?-Sonrió de forma juguetona y él le sacó la lengua.
-No seas idiota, eso nunca lo ha hecho...de pequeño lo hacía mi hermano y ya hace años que no lo necesito.-Hizo un puchero a lo que la chica volvió a reír.rn-Vale, definitivamente no tienes remedio.-Suspiró, aunque entre risas.rn-Lo sé.-Afirmó el muchacho, muy orgulloso de ello.-Y ahora vayámonos o si no pasaremos acá toda nuestra cita.-Añadió levantándose y tendiendo la mano a la chica para que también lo hiciese.
-Cierto Bruno, espero que me lleves a un buen lugar.-Sonrió levemente levantándose con la ayuda de su compañero y guardando su móvil en el bolsillo de su chaqueta.
-Pues claro, te llevaré a un lugar genial.-Asintió, apretando de forma cariñosa la mano de ella y bajando los escalones de forma algo rápida.

Después de una hora y poco caminando los jóvenes llegaron a un lugar lleno de árboles y flores, era una especie de campo, pero como reducido, la luz del sol daba por completo, sin ser molesta y dando un brillo hermoso a todo el lugar, la chica lo miró todo encantada y después miró a su chico, emocionada.
-Sé que es genial, no hace falta que me lo digas.-Dijo el chico con suficiencia y volvió a caminar.-¿Sabes? Llevo semanas buscando un lindo lugar para ti y al final lo encontré...pero aun queda lo mejor.-Tiró un poco de ella para que quedara delante y soltándola colocó ambas manos sobre sus ojos.-Y ahora no mires hasta que aparte mis manos.-Susurró a su oido a lo que ella asintió.-Vale, ya está.-Volvió a susurrar después de unos minutos, apartando las manos.
La muchacha abrió lentamente y miró frente a ella maravillada. Había un gran lago de aguas cristalinas, incluso habían unos lindos ciervos bebiendo agua que al escucharles huyeron, en el centro del lago, formado con unos juncos había un corazón, sonrió de forma algo tonta y se abrazó a Bruno.
-Vaya, esto es...es...-Susurró, alternando su mirada entre el chico y el lago.-¿Como has hecho para que esos juncos se queden haciendo esa forma?-Preguntó y él se encogió de hombros.
-No tiene importancia como lo hice, solo que lo hice.-Susurró, y acercó su rostro al de la chica.-Y que te quiero.-Besó levemente sus labios a lo que la chica se sonrojó, aunque respondió.
-Eres un completo idiota.-Susurró, separándose un poco de él.
Ambos se sentaron cerca del lado, ella se tumbó apoyando su cabeza en el regazo del chico que estaba sentado, con las piernas estiradas y algo inclinado hacia atrás, con los brazos hacia atrás, sosteniéndole. Pasaron un par de horas hablando de cosas triviales, y en ocasiones comentaban cosas sobre sus planes de futuro, como sería cuando se casaran, donde vivirían y cosas así. Se encontraban hablando sobre como llamarían a sus hijos cuando la chica divisó algo por el rabillo del ojo, estaba segura que era un conejo...se incorporó de forma rápida, quedando sentada y fijó su mirada tras el chico, allí estaba ese conejo.
-¿Que pasa?-Preguntó el chico, algo sorprendio mirando tras él.-Ahí no hay nada Alis.-Susurró, acariciando su cabeza.
-Sí ¿no lo has visto? Había un conejo.-Respondió, algo fastidianda porque se hubiese marchado...y entonces volvió a verle, ahora estaba más cerca, frente a ella pero con la lejanía del hueco entre los árboles y ella.-Bruno, mira, ahí está.-Susurró para no asustar al conejo, el chico miró y sonrió de forma algo cansada.
-Vamos Alis, es un simple conejito...¿que a caso piensas que es el de Alicia en el País de las Maravillas?-Bromeó y ella le taladró con la mirada.rn-Así es.-Asintió a la vez que se levantaba.-Voy a por él...si tardo en volver no te preocupes, es que he ido a Wonderland.-Dijo, con tono serio a la vez que salía corriendo detrás del conejo que huyó.
-¡Alis espera!-Gritó el chico levantándose también y corriendo detrás de la chica que seguía al conejo.
Pasaron a penas unos minutos antes de que el conejo llegase a su madriguera en la que se escondió, la muchacha no dudo en intentar meterse, y consiguió introducir como medio cuerpo, no más ya que no cabía.
-¿Ves? No es el conejo de Alicia.-Suspiró el muchacho que acababa de llegar.-Anda vamos Alis...-Tendió la mano a la chica que la aceptó algo emberrinchada y entre los dos salió de la madriguera.-Venga, deberías de dejar de pensar que eso Wonderland existe...es solo un cuento.-Dijo, pegando la cabeza de la chica a su pecho y acariciando su cabello.
-No es un cuento, no debe ser un cuento solo porque tu lo digas.-Respondió ella, frunciendo levemente el ceño.
-Ya...claro, lo que tu digas pequeña...solo no vayas persiguiendo a conejos y entrando furtivamente en sus madrigueras o al menos no cuando no esté yo ¿vale?-La chica asintió y él sonrió.-Bien, entonces marchémonos ya, es tarde.-Ella volvió a asentir.

Llegaron de nuevo frente al piso, Bruno miraba preocupado a Alisha que negaba con la cabeza.
-¿De veras que no?-Preguntó él, dudoso.
-Claro que no Brunín, puedo volver yo sola a casa, de veras, seguro sería más peligroso dejarte a tí solo que a mí.-Rió y él lo hizo también aunque no del todo tranquilo.
-E-esta bien...nos vemos mañana Alis.-Ella asintió y se puso de puntillas para besar sus labios levemente.
-Hasta mañana Bruno.-Se despidió, bajando de un salto los escalones y empezando a caminar.-¡Te quiero!-Gritó, estando ya bastante lejos.rn-¡Y yo a ti princesa!-Respondió él, cuando ya no la podía ver suspiró aun preocupado y entró en el portal.

Responder